Recordar password

   Suplementos
  home
  » jurisprudencia
  » doctrina
  » editorial
  » notas bibliográficas
  penal

   Suplementos
  administrativo
  ambiental
  constitucional
  consumidor
  contravencional
  económico
  internac. privado 
  penal
  procesal
  propiedad industrial
  público
  seguros
  tributario
  Edición Córdoba

   Servicios

  cómo anunciar??
  elDial.com
  elDial.Express
  boletín oficial
  guía de profesionales
  ver expedientes
  portal jurídico
  seminarios
  estudiantes
  contacto

 elDial.Express

 elDial.com
 editorial albrematica
 Te. 4371-2806 y rot.
 Fax: 4371-2806 int.11
 Tucumán 1440 (1050)
 Bs. As. - Argentina 
  e-mail
 quienes somos>>

 
   EDICION CORDOBA - SUPLEMENTO PENAL - Jurisprudencia Penal   
   
REGLA DEL CASO

Las tercerías son incidentes propiamente dichos y por tanto, cualquiera sea el trámite que se les asigne, están sujetas al plazo de perención de seis meses.

DATOS

C8ªCCCba., A.I. de fecha 24/06/2004, en autos "Maxi S.A. c/. Ricchiardone, Gabriela". Vocales: Zavala de González-Sánchez Torres-Fontaine.

SUMARIOS

DERECHO PROCESAL (CIVIL). CADUCIDAD DE INSTANCIA. TERCERÍAS. PLAZO.

1. Las tercerías, aunque tengan características propias, no dejan de ser incidentes del principal, y por tanto la cuestión es regida por el art. 339 inc. 2 del C.P.C., y el término de caducidad es de seis meses, puesto que dicha norma menciona a los "procedimientos incidentales", sin distinguir la instancia en que se desarrolla.

2. Las tercerías cualquiera que sea el trámite que les corresponda (art. 439 C.P.C.C.), son "procedimientos incidentales", por cuanto no tienen existencia sino en cuanto exista un procedimiento principal, en el que se traba la medida cautelar que da pie a la tercería que se promueve, son pues "...cuestiones que se suscitan durante la tramitación de un pleito y que tienen alguna conexión con él". Que el incidente se tramite como un juicio de conocimiento que tiende a una resolución no impide su encuadramiento como procedimiento incidental. 

3. No son incidentes únicamente los que interrumpen o alteran el curso normal del proceso, y que enfrentan a los litigantes originales o por presentación de sujetos interesados que irrumpen en dicho proceso voluntariamente o por citación coactiva. Puede haber otros incidentes, también promovidos por terceros, pero que no interfieren en el desenvolvimiento de aquél. Hasta cuando son deducidos después de la conclusión del juicio, y si tramitan como "procedimientos incidentales" y guardan alguna conexión con el básico, se rigen por la perención de seis meses (por ej., una tercería de mejor derecho por vía de la cual se ejerce una pretensión sobre el producido de la subasta).

4. La tercería de dominio es un incidente que articula quien no es parte en un pleito, en donde se han cautelado bienes que alega de su dominio pidiendo su exclusión del juicio. No existe vacilación alguna, por estar así regulados en nuestro Código de Procedimientos en el Título quinto que regula los Incidentes, en su Capitulo tercero referido a las Tercerías y también por su propia naturaleza procesal, ya que se trata de una cuestión "que se suscita durante la tramitación de un pleito y que tiene alguna conexión con él" conforme lo dispone expresamente el art. 426 del rito. Esa naturaleza no cambia por más que mediante tal vehículo procesal se discuta el dominio de las cosas, lo que resulta de fundamentarse en el derecho sustantivo, en tanto que la calidad o no de incidente sólo lo confiere el derecho procesal. La calidad secundaria de este tipo de proceso no surge de la naturaleza de la ley en que ha de sustentarse la sentencia que resuelva la tercería, sino con la indispensable preexistencia de una causa principal en el que debe reclamarse la exclusión por tercería. Así en general y tampoco en la especie, no se admite una "tercería de dominio", sin la existencia de una medida cautelar que afecte bienes de quien no es parte ni como actor ni demandado, en el proceso en el que se ordenó. Tan es un procedimiento vinculado con el principal que la recusación sin expresión de causa articulada en la tercería de dominio, arrastra el juicio principal. 
TEXTO COMPLETO

AUTO NUMERO: 
Córdoba, 24 de Junio de dos mil cuatro.------------------------------------------------------
Y VISTOS: Estos autos caratulados: "TERCERIA DE DOMINIO DE LA SRA. MARIELA GAILLARD EN AUTOS: MAXI S.A. C/ GABRIELA NOEMI RICHIARDONE - DESALOJO", de los que resulta que la parte demandada del presente incidente (actora en el principal) deduce recurso de apelación contra la resolución de fs. 42/44, siendo concedido a fs. 47. Impreso el trámite de rigor, el apelante expresa agravios a fs. 54/56 vta. quejándose en primer lugar porque se ha condenado a un extraño en el presente incidente, dice que a fs. 22 evacuó el traslado en nombre y derecho propio, habiéndosele otorgado participación. El pedido de perención de instancia se formuló conforme la participación acordada. El incidente que nos ocupa no fue articulado por Maxi S.A., firma que nunca tuvo participación. Pide se declare nula la resolución que dilucida el incidente de caducidad, con costas al tercerista; Luego se agravia porque el plazo se encuentra vencido y no fue instado el trámite. Entiende la tercería es un incidente, con independencia del trámite con que se sustancia y por lo tanto, los plazos de perención son aquellos previstos procesalmente para los incidentes, por lo que la norma es la del inc. 2 del art. 339, esto es, plazo semestral y no el anual como expresa el decisorio que se impugna. Cita jurisprudencia. Agrega que desde la última instancia del incidente de tercería y hasta que se peticionó la perención, había transcurrido un plazo mayor que el prescripto por el inc. 2 del art. 339, debiendo por ende revocarse el decisorio atacado. Asimismo, reconoce que hubo un error en la invocación de la norma al citarse el inc. 1 del art. 339, en vez del inc. 2 que es el que corresponde, extremo que se subsana con el aforismo "iura novit curia". Pide en definitiva se haga lugar al remedio intentado, con costas.------------------------------------------------------------
A fs. 56 vta. se corre el traslado de rigor, el que es contestado a fs. 57/67 por el tercerista, quien dice que el remedio intentado debe rechazarse, con costas al recurrente. Dictado el decreto de autos, firme, la incidencia queda en condiciones de ser resuelta.-------------------------------------------------------------------------------------------------------
Y CONSIDERANDO: I) Que corresponde tratar el primer agravio que se refiere a la nulidad en virtud de haberse condenado a un extraño en esta tercería. Dicha petición no debe admitirse, aunque es cierto que el incidente de perención de instancia fue articulado por el Dr. Hugo Graffi en nombre y derecho propio (ver fs. 28), y sin embargo al momento de dictar resolución, el sentenciante desestimó dicho incidente deducido por Maxi S.A. (ver fs. 44).------------------------------------------------------------------------------------------------------------
II) Es que el mentado vicio (error en la persona) no determina sin más la invalidez de la resolución impugnada, desde que ese error constatado es subsanable mediante el camino del recurso de apelación (Rodriguez, L "Nulidades Procesales" Bs.As. Universidad, p. 143). De tal modo, la equivocación incurrida se corrige por esta última vía, sin llegarse al extremo de la nulidad del pronunciamiento, máxime cuando el error antes señalado se pudo salvar fácilmente por el remedio de aclaratoria (art. 336 C.P.C.). En otras palabras, la declaración de invalidez se rechaza; asimismo, se corrige por esta resolución la equivocación y, en consecuencia, donde dice Maxi S.A., debe expresar Dr. Hugo Graffi.-----------------------------
III) Que toca ahora analizar el agravio que alude al plazo de perención que le corresponde a la tercería de dominio. Considero que las tercerías aunque tengan características propias, no dejan de ser incidentes del principal, y por tanto la cuestión es regida por el art. 339 inc. 2 del C.P.C., por tanto el término de caducidad es de seis meses, puesto que dicha norma menciona a los "procedimientos incidentales", sin distinguir la instancia en que se desarrolla. Las tercerías cualquiera que sea el trámite que les corresponda (art. 439 C.P.C.C.), son "procedimientos incidentales", por cuanto no tienen existencia sino en cuanto exista un procedimiento principal, en el que se traba la medida cautelar que da pie a la tercería que se promueve, son pues "...cuestiones que se suscitan durante la tramitación de un pleito y que tienen alguna conexión con él" (art. 426 C. P.C.).---------------------------------------
Que el incidente se tramite como un juicio de conocimiento que tiende a una resolución (arg. art. 427) no impide su encuadramiento como procedimiento incidental. En este sentido este Tribunal en voto mayoritario, en anterior integración, ha resuelto que: "no son incidentes únicamente los que interrumpen o alteran el curso normal del proceso, y que enfrentan a los litigantes originales o por presentación de sujetos interesados que irrumpen en dicho proceso voluntariamente o por citación coactiva. Puede haber otros incidentes, también promovidos por terceros, pero que no interfieren en el desenvolvimiento de aquél. Hasta cuando son deducidos después de la conclusión del juicio, y si tramitan como "procedimientos incidentales" y guardan alguna conexión con el básico, se rigen por la perención de seis meses (por ej., una tercería de mejor derecho por vía de la cual se ejerce una pretensión sobre el producido de la subasta)" (Cam. 8ta. C.C. in re: "Cuerpo de regulación de honorarios de Sahab en: "Mazzuco c/ Pearson" A.N 40 de fecha 3/3/03).-------------------------------------------------------------------------------------------------------- 
IV) La tercería de dominio, como la deducida en la especie, es un incidente que articula quien no es parte en un pleito, en donde han cautelado bienes que alega de su dominio pidiendo su exclusión del juicio. No existe vacilación alguna, por estar así regulados en nuestro Código de Procedimientos en el Título quinto que regula los Incidentes, en su Capitulo tercero referido a las Tercerías y también por su propia naturaleza procesal, ya que se trata de una cuestión "que se suscita durante la tramitación de un pleito y que tiene alguna conexión con él" conforme lo dispone expresamente el art. 426 del rito. Esa naturaleza no cambia por más que mediante tal vehículo procesal se discuta el dominio de las cosas, lo que resulta de fundamentarse en el derecho sustantivo, en tanto que la calidad o no de incidente solo lo confiere el derecho procesal.---------------------------------------------------------------------
La calidad secundaria de este tipo de proceso no surge de la naturaleza de la ley en que ha de sustentarse la sentencia que resuelva la tercería, sino con la indispensable preexistencia de una causa principal en el que debe reclamarse la exclusión por tercería. Así en general y tampoco en la especie, no se admite una "tercería de dominio", sin la existencia de una medida cautelar que afecte bienes de quien no es parte ni como actor ni demandado, en el proceso en el que se ordenó.------------------------------------------------------------------------
V) En conclusión estoy convencido que la tercería de dominio importa un incidente, esto es, una cuestión que nace durante la tramitación del pleito principal y que tiene íntima conexión con él (art. 526 C.P.C.). Tan es un procedimiento vinculado con el principal que la recusación sin expresión de causa articulada en la tercería de dominio, arrastra el juicio principal. Es que la tercería se deduce en el juicio, vinculándose juridicamente con él, sin que tenga existencia independientemente de aquel.---------------------------------------------------------
En tal sentido se ha dicho "El tercero puede intervenir en este proceso que afecta su derecho (sea de propiedad o de preferencia sobre el producido de la ejecución), a través de un incidente, que no tendrá el trámite general, sino el reglamentado dentro del Libro Primero: Parte General, Título V: Incidentes, Capitulo III: Tercerías" enseña Rogelio Ferrer Martínez en Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Córdoba, Tomo I fs. 829 Ed. Advocatus.---------------------------------------------------------------------------------------------------
A ello se debe añadir que tratándose de incidentes, la perención de instancia impide la promoción de otro por la misma causa (art. 346 inc. 2 del C.P.C.); en tanto que, operada aquella en primera o única instancia "no perjudica el derecho que en ella se hiciere valer, que la parte podrá ejercitar en un nuevo juicio" (art. 346 inc. 1).--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
VI) En el caso el último acto procesal tendiente a hacer avanzar el proceso de la tercería data del 3/4/02, fecha de notificación del primer decreto al actor (fs. 26), y como el incidente de perención se articuló el 28/12/02 (fs. 28), el término de seis meses previsto por el art. 339 inc. 2 C.P.C., se ha cumplido, y en consecuencia corresponde recibir el agravio vertido por el incidentista. Cabe señalar que al respeto no importa lo que pudieran haber sostenido las partes con anterioridad, porque el Juez debe aplicar la norma que corresponda no aquella que las partes consideren o pudieran haber considerado que correspondía, por tanto en este aspecto no es posible la aplicación de la teoría de los propios actos.----------------------------------------------------------------------------------------------------------
VII) En síntesis, el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada se recibe; en su mérito, el decisorio impugnado debe revocarse declarándose la perención de instancia, articulada por el Dr. Hugo Graffi, en la tercería de dominio. Corresponde que las costas de ambas instancias se impongan al vencido, es decir al tercerista (arts. 130 y133 C.P.C.). Se fija como porcentajes a los fines de la regulación de honorarios de los Dres. Hugo Graffi y Héctor G. Gaillard por su labor en esta sede en el cinco por ciento del punto medio de la escala del art. 34 de la Ley 8226, por aplicación de los arts. 37 y 80 inc. 2 de la misma ley, debiéndose establecer la base regulatoria del letrado pedidoso en un treinta por ciento de la que se tome para el letrado vencedor, atento lo normado por el art. 29 ley 8226.---------------------------------------------------------------------------------------------------------- Por todo ello y lo dispuesto por el art. 382 modificado por Ley 9129 C.P.C., SE RESUELVE: I) Hacer lugar al recurso de apelación interpuesto por la parte demandada y, en consecuencia, revocar el decisorio impugnado, declarando la caducidad de instancia de la presente tercería de dominio.------------------------------------------------------------------------------
II) Imponer las costas de ambas instancias al perdidoso, estimando los honorarios de los Dres. Hugo Graffi y Héctor Gabriel Gaillard por su labor en la Alzada en el cinco por ciento del punto medio del art. 34 de la Ley 8226, sobre la base regulatoria que en cada caso corresponde (art. 29 ley 8226).----------------------------------------------------------------------------
III) Protocolícese, hágase saber y bajen.-----------------------------------------------------

Dres. Diaz Reyna - Liendo

Copyright © elDial.com - editorial albrematica

 
 

El titular de los datos personales tiene la facultad de ejercer el derecho de acceso a los mismos en forma gratuita a intervalos no inferiores a seis meses, salvo que se acredite un interés legítimo al efecto conforme lo establecido en el artículo 14, inciso 3 de la Ley Nº 25.326. La DIRECCION NACIONAL DE PROTECCION DE DATOS PERSONALES, Organo de Control de la Ley Nº 25.326, tiene la atribución de atender las denuncias y reclamos que se interpongan con relación al incumplimiento de las normas sobre protección de datos personales.

 
   

Directora: Dra. Natalia González - Propietario: Albrematica S.A. - Política de Privacidad - Aviso de derecho de autor - Defensa del Consumidor
Copyright 1997 - 2009 - elDial.com - editorial albrematica - Tucumán 1440 (1050) Cap. Fed.
Telfax (5411) 4371-2806 - E-Mail: info@albrematica.com.ar