Civil y Comercial

Volver al índice






El Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación fue aprobado el primero de octubre de 2014 mediante Ley 26.994, publicada en el Boletín Oficial de la Nación el 08/10/2014. A partir de su entrada en vigencia, el ordenamiento civil que rige desde el 1º de enero de 1871 quedará derogado, como así también el Código de Comercio, con excepción de algunos artículos de este último.

El cuerpo normativo recientemente aprobado refleja la necesidad de adecuar la regulación legal a las nuevas realidades sociales y familiares, y también a los cambios que en los últimos años han emergido en el ámbito empresarial, sumado al progreso de la tecnología, a los avances científicos y a los nuevos criterios jurisprudenciales actuales. En sintonía con derechos incorporados en Tratados Internacionales, y en la Reforma Constitucional de 1994, cobran protagonismo el respeto a la dignidad y la inviolabilidad de la persona humana, como así también los derechos personalísimos, y los derechos de incidencia colectiva.

Relevantes cambios se presentan en materia de Derecho de Familia: se establece la posibilidad de decretar el divorcio a petición de un solo cónyuge, a lo que se suman las “propuestas reguladoras” y por otro lado las “Convenciones previas” en lo que hace al régimen del patrimonio. Se institucionalizan las uniones convivenciales, estableciendo un marco legal para quienes sin optar por el matrimonio mantienen una unión permanente y comparten un proyecto de vida común. Ello además de los interesantes cambios que se presentan en materia de menores, a la luz del interés superior del niño y del principio de capacidad progresiva. Alejándose del término “patria potestad”, el nuevo Código regula la “responsabilidad parental” y prohíbe el castigo corporal y los malos tratos. En materia de obligación alimentaria cobra relevancia la figura del “progenitor afín” y por otro lado el derecho al reclamo alimentario por parte de la mujer embarazada. De la mano del avance de la bioética, las técnicas de reproducción humana asistida se incorporan como una fuente de Filiación, destinando un capítulo a las reglas generales relativas al consentimiento, en el que se plasma además la polémica idea de “voluntad procreacional”.

De la unificación con el Código de Comercio también emergen interesantes cambios: se han incorporado en el nuevo texto ciertos contratos que pese a su corriente utilización en la práctica aún no estaban expresamente regulados o se encontraban plasmados en normas específicas. Interesantes son también los cambios plasmados en materia de responsabilidad civil, derechos reales y obligaciones, todo ello sin dejar de lado las consecuencias que devienen de la incorporación del Derecho del Consumidor al ordenamiento civil y comercial. 

Estos son solo algunos de los trascendentales cambios que en poco tiempo modificarán las relaciones privadas de los argentinos. Porque en elDial.com sabemos que la necesidad de capacitarse es imperiosa, presentamos, en esta nueva Edición Especial de actualización permanente, una interesante selección de artículos doctrinarios, acompañada por las sentencias judiciales que, lentamente, van receptando y acomodándose a la nueva normativa. Pretendemos que la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial no encuentre desprevenidos a nuestros lectores, a quienes invitamos a ingresar al índice de esta recopilación especial para ver en detalle el contenido. 

Recomendamos ingresar al índice para ver en detalle el contenido.