Público y Tributario

Volver al índice






Por octubre del 2011, la Administración Federal de Ingresos Públicos estableció mediante la Resolución General 3210/2011 un Programa de Consultas de Operaciones Cambiarias, por el cual las entidades autorizadas por el Banco Central de la República Argentina debían registrar las operaciones de venta de moneda extranjera. Las consultas efectuadas podían arrojar como resultado la validación de la operación o anunciar su inconsistencia. En este último supuesto, quienes deseaban comprar moneda extranjera podían consultar los motivos en la agencia de la AFIP correspondiente.


Con el correr de los días la medida, cuya fundamentación literal es de control fiscal, se fue transformando en un impedimento casi generalizado para adquirir moneda extrajera. Hasta que en julio de 2012, el BCRA a través del dictado de la Comunicación “A” 5318 oficializó la suspensión de la compra de divisas sin fines específicos, lo que en los hechos implicó la imposibilidad de comprar moneda extranjera para ahorro. A estas normas las sucedieron otras comunicaciones y resoluciones que modificaron y readecuaron las regulaciones sobre acceso al mercado de cambios.


Mediante la Comunicación “A” 5526 del BCRA se flexibilizó el acceso al mercado único y libre de cambios para la adquisición de moneda extranjera con fines de tenencia por parte de personas físicas en función a los ingresos de su actividad declarados ante la AFIP, que cumplieran determinadas condiciones y procedimientos. Esta medida se complementó con la Resolución General 3583 dictada por la AFIP, que instauró un régimen de percepción del 20% aplicable a las compras de moneda extranjera para tenencia en el país, exceptuando del pago de esta percepción a quienes depositen las divisas extranjeras adquiridas, por un lapso no inferior a un año, en una cuenta de una entidad financiera.


La flexibilización del acceso al mercado de cambios para algunas personas y bajo ciertas condiciones, no implica una determinante solución a los conflictos surgidos ante obligaciones de cumplimiento en moneda extranjera, ni simplifica el régimen de acceso a divisas para viajes al exterior, o la situación de jubilados y pensionados que antes del inicio de las restricciones cambiarias cobraban sus beneficios en moneda extranjera, entre otras situaciones.


Teniendo en cuenta la cantidad de normas que se han sucedido sobre el tema y los conflictos dirimidos en los tribunales en los últimos meses, creímos oportuno relanzar esta Edición Especial originalmente publicada en julio de 2012, totalmente actualizada.


Índice completo