Limpiar filtros

EDITORIAL

Inicio / últimos artículos ingresados

noviembre  29, 2021

(5411) 4371-2806

EDITORIAL Volver >

Marzo de 2018

Citar: elDial.com - CC5117

Copyright 2021 - elDial.com - editorial albrematica - Tucumán 1440 (1050) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina

Texto Completo

Marzo de 2018

 

Por Juan Antonio Travieso

 

 

Mientras las redes se extienden, crecen y se adhieren como hiedras a la sociedad, el derecho se desarrolla en la lenta carreta de los tiempos.

 

Los cambios en el derecho eran y son imperceptibles, pero igual como una conjura de necios, todo se empeña en continuar su marcha con los mismos argumentos.

 

Se extiende exponencialmente la sociedad tecnológica y el derecho, incluso la más dinámica de sus ramas, el derecho internacional, se refiere a la modernización con vetustas normas de casi un siglo de antigüedad.

 

Así pues, en ese formato antiguo, clásicamente, la doctrina considera que la Carta de la ONU, es su logro más valioso: único estandarte de un ejército con triunfos y derrotas.

 

Como un guiño al progreso, algunos de esos principios jurídicos, se fueron erigiendo en un marco de desarrollo progresivo, constituyendo normas que superan el esquema programático de la primera época. Un halo de progresismo, en ese ámbito cerrado, para encubrir defectos y atrasos.

 

Esa es la ONU en el nuevo mundo de la tecnología. El mundo de Trump, de Putin, del Brexit, de Kim y sus amenazas nucleares. El mundo de los muros construidos y a construir, junto con las barreras más expandidas de la historia, en cuanto a desigualdades notorias.

 

En ese mundo y en ese espacio, el genocidio constituye uno de los crímenes más atroces y sistemáticos de la humanidad. La caracterización de ese delito, se presenta como una afrenta y una asignatura que revela que el ser humano, siempre vuelve a tropezar con la misma piedra.

 

Los autoritarismos avanzan, a pesar de la ola democrática que anima a todos los estados. Parecería que, en el fondo de las mentes, siempre hay un demonio totalitario, y en el mejor de los casos autoritario, que desea soslayar y suprimir el conflicto, por la vía de eliminar al oponente. Esa es la tentación que en una primera etapa siembra su semilla a través del populismo precoz, avanzada de todo tipo de arbitrariedades

 

Siempre hemos considerado que, el que tolera comete, y por tanto se impone una lucha sin cuartel, una militancia activa hacia el derecho y contra todos los genocidios.

 

El tercer tema de esta publicación es el referente a la deuda externa, que a través de un sutil procedimiento y con variadas excusas, va quebrando la voluntad y la autodeterminación de los estados. Tomar deuda externa no es malo, el tema es hacia donde se dirigen los fondos de los prestamos. La deuda dirigida a procesos de desarrollo, energía, caminos, vías navegables, infraestructura, es benéfica para el crecimiento.

 

Hay que insistir y participar en acertar con finalidades virtuosas de la deuda externa y ponerla a disposición del crecimiento armónico y articulado del Estado.

 

Esas son las grandes finalidades que, como un mensaje en una botella, planteamos hoy en este editorial e invitamos a los lectores a participar activamente en la discusión y debate.

 

No hay tiempo. No podemos esperar cien años para encontrar la botella y leer el mensaje.

Citar: elDial.com - CC5117

Copyright 2021 - elDial.com - editorial albrematica - Tucumán 1440 (1050) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina