Limpiar filtros

EDITORIAL

Inicio / últimos artículos ingresados

julio  24, 2021

(5411) 4371-2806

EDITORIAL Volver >

Necesidad de la cuantificación económica ajustada a la crisis actual

Citar: elDial.com - CC6DE4

Copyright 2021 - elDial.com - editorial albrematica - Tucumán 1440 (1050) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina

Texto Completo

 

 

Necesidad de la cuantificación económica ajustada a la crisis actual.

 

Por Julio A. J. Carrillo

 

La cuantificación de la economía y la econometría jurídica es la transformación de lo cualitativo a cuantitativo, histogramas y modernización económica matemática utilización de las estadísticas o si no de forma construir modelos histoeconómicos y formulaciones matemáticas financieras es un trabajo de conversión de lo jurídico que genera criticas, es necesario intentarlo como un modelo más de pensamiento.

Por otro lado, como señala Roberto Punte(*), el orden público, la moral y las buenas costumbres constituyen una triada, en la que está imbricado el mantenimiento de la convivencia civilizada tal cual se conoce. Es una reflexión corriente que cada época prefiere, dentro del repertorio de valores necesarios para dicha convivencia, dar relevancia a algunos mientras que otros pasan a un segundo plano. Si bien todos los valores como tales permanecen, sus aplicaciones prácticas varían, precisamente el tono del cambio de las costumbres.

Cabe, pues, repasar este feliz encuentro entre norma escrita y contenidos sustantivos de una ética, a la vez cristiana y republicana, para el bien común.

La debilidad de las leyes como rectoras de la conducta, viene generando una nueva visión del Derecho desde los principios que infunden las reglas escritas, ahí encontramos las bases del orden público que garantizan la convivencia en paz.

Presentamos en este número el aporte de Marcelo Urbano Salerno, “Fuentes del Derecho de la Empresa, Activos y Resultados de la gestión Empresaria”, quien comienza con la legislación del Nuevo Código Civil y Comercial Ley 26.944, ocupándose en el Capítulo II de las costumbres, el Capítulo III sobre los Activos y Resultados de la Empresa y concluye con una cita del profesor Ronald Dworkin: “La teoría económica ofrece una definición un tanto especial (y en muchas formas contra-intuitiva) para este propósito, el bienestar de una comunidad es el valor de todos sus bienes, servicios y el valor de algo es la cantidad máxima en dinero o el valor en dinero que una persona estaría dispuesta y podría pagar por ello. Si existe un precio de mercado para algo, su valor será el de dicho mercado; si no existe el mercado adecuado, su valor será aquel que las personas estuvieran dispuestas y pudieran pagar. De ello surge que las transacciones mejoran el bienestar de la comunidad”.

El autor señala que una convocatoria a crear empresas debe surgir de las entrañas de la sociedad, sin necesidad de imponerla desde la cúpula del poder público. El orden jurídico tiene que permitir la organización de actividades productoras de riqueza a fin de que se incremente la generación de empleos genuinos. Todavía el legislador tiene tareas pendientes a fin de vivificar su microcosmos, y encuadrar debidamente sus prácticas y costumbres.

Hay que insistir en rescatar la energía vital que constituye su fundamento: es una organización dedicada a actividades en el mercado, a fin de satisfacer intereses comunes de toda la población.

 

Presentamos a Marita Carballo en “La felicidad de las Naciones” quien se desempeña como Presidente de Voices ! y Vicepresidente del Comité Científico de World Values Survey. Comienza con el análisis de la felicidad, desde la noción de felicidad de Aristóteles a la actualidad. Señala que si nos movemos específicamente hacia la noción aristotélica de felicidad, encontraremos un argumento claro: la felicidad es un concepto sin el cual no se puede entender la esencia de los hombres. Ya en (300AC) Aristóteles planteó que la felicidad es el único bien que los hombres buscan en sí mismo y que su conquista significa el fin último del ser humano (Ética a Nicómaco). De allí que la verdadera felicidad sea una virtud capaz de ser alcanzada mediante acciones. Nadie busca la felicidad para perseguir otras virtudes o algo distinto que no sea la felicidad en sí misma.

Está claro que, en el pensamiento aristotélico, la ética y los valores se concretan en la política.

En la Europa de los siglos 18 y 19 Jeremy Bentham considera la felicidad como el más importante de los bienes (como sostenía Aristóteles) pero la responsabilidad de cultivarla e incrementarla sería del estado. En su obra Fragment of Goverment nos dice en 1789: “Es la felicidad más grande y del mayor número de personas la medida del bien y del mal”. Bentham es uno de los pensadores que más han contribuido a convertir la especulación político-filosófica en una ciencia de los fenómenos humanos. Fue el primero en haber formulado la hipótesis de que la felicidad es un fenómeno cuantificable, vinculado con la democracia y que la política pública debe poner a la felicidad en el centro de sus prioridades.

La autora señala que es mucho lo que puede hacerse desde lo personal y desde las políticas públicas para generar condiciones para un mejor bienestar subjetivo y calidad de vida, hay organizaciones que basándose en estudios científicos promueven acciones personales para alcanzar un mejor bienestar subjetivo. En ese sentido interesa señalar a Action for Happiness, una ONG basada en Londres cuyo director fundador es Lord Richard Layard, reconocido Catedrático de Economía del London School of Economics Ellos proponen 10 claves para una vida mejor que todas las personas pueden realizar para alcanzar mayor felicidad.

En cuanto a la política pública, las mediciones de bienestar subjetivo proporcionan un indicador general de la calidad de vida de la población y permiten evaluar y comparar las consecuencias económicas y sociales sobre una base consistente.

Son varios los ámbitos donde la planificación de políticas debe enfocarse: políticas de salud física y mental ; trabajo, empleo y reducción de la  pobreza; relaciones sociales y generación de confianza/capital social para aumentar la participación, elevar los niveles de confianza interpersonal e institucional; políticas destinadas a reducir la corrupción pública y privada, mejorar la trasparencia y políticas educativas que garanticen el aprendizaje, el desarrollo de habilidades socioemocionales y con conectividad para todos. Hay ejemplos de políticas ya aplicadas en cada uno de estos puntos en distintos países que pueden servir de referencia.

 

El autor Rodolfo Papa presenta, “La crisis económica generada en los negocios por la ´pandemia´ y la actuación de los abogados corporativos”. Analiza el hecho de la Pandemia y la actuación de los abogados corporativos. Concluye que se debería contemplar cómo tratar los riesgos frente a posibles rebrotes y la aparición de “nuevas pandemias” que por supuesto no anhelamos que sucedan, pero desde lo jurídico estrictamente correspondería, al menos, anticipar su ocurrencia.

 

Daniel Passaniti, nos presenta “Economia, Desarrollo y Felicidad Humana”. Comienza con el compendio de la Doctrina Social de la Iglesia distinguiendo el concepto de desarrollo del simple bienestar económico, presentando distintas posiciones. Moyano Llerena expreso su concepción acerca del desarrollo, San Juan Pablo II solo lo hizo aceptando la dimensión moral del desarrollo superando el crudo economicismo, Cayetano Licciardo,  sostuvo que la mejor economía  es la que soluciona más problemas y no la que produce más cosas, con la importancia  de la educación. Demuestra lo dicho cuando Cristo le pide al joven rico que abandone sus riquezas para seguirlo. Juan Pablo II “se acerco por lo que era y se alejo por lo que tenía”.

 

El autor Sebastián Heredia Querro, cuyos antecedentes académicos figuran en su extenso curriculum, en el actual número nos presenta “La opacidad de los derivados OTC: el Caso Archegos”.

 

Mery Archimbal, colaboradora continua de elDial.com, nos presenta en estos difíciles momentos el artículo “Ámbito de aplicación de la Ley N° 27.401: ¿Por qué el legislador decidió no incluir a los distintos tipos societarios públicos? ¿Hay un racional o fue un olvido?”. ¿Cuál fue la intención, interpretación u objetivo del legislador al dejar estos tipos societarios fuera del ámbito de aplicación de la Ley de Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas? Señalando que, una actividad ética no debe interpretarse como algo exclusivamente dirigido al sector privado, sino tanto – y quizá principalmente- algo promovido desde el sector público como conducta íntegra y ejemplificadora, como desde el sector privado como motor de la economía y en tanto es un participe activo para que conductas de discutible legitimidad tengan lugar.

 

El artículo del Contraalmirante VGM (R) Carlos Ernesto Cal “La cuestión de la pesca comercial argentina en la Milla 201” señala que  año tras año, invaden las aguas de nuestra zona económica exclusiva (ZEEA) una flota pesquera con buques de bandera asiático. Las flotas que pescan sin ningún control, suelen llevarse cientos de miles de toneladas a sus mercados de origen. El autor remarca la necesidad de que el Estado Argentino concrete a la mayor brevedad la normalización de la pesca de las especies altamente migratorias fuera de la ZEE argentina. Ordenar y regular la pesca de estas especies traerá a nuestro país múltiples beneficios sociales, económicos y ecológicos.

 

En la sección novedades, presentamos el libro “Economía Política Argentina” de Eduardo Conesa y Luis A. Rey. Eduardo Conesa, ha escrito numerosos artículos para elDial.com y en estas circunstancias nos acompaña con su nuevo libro, de libre acceso a nuestros lectores.

 

 



(*) FORUM, Anuario del Centro de Derecho Constitucional de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica Argentina.

Citar: elDial.com - CC6DE4

Copyright 2021 - elDial.com - editorial albrematica - Tucumán 1440 (1050) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina