Limpiar filtros

Doctrina

Inicio / Doctrina

mayo  30, 2024

(5411) 4371-2806

Resumen de la Doctrina Volver >

La Argentina y la guerra del Medio Oriente: visiones jurídicas internacionales y personales

Por Juan Antonio Travieso


“Argentina se ha alineado con Israel en su situación actual en el Medio Oriente. Ello surge de la expresión presidencial con la que en lo personal coincidimos. Como señalamos, hay antecedentes que justifican esa posición en el marco de las atribuciones, funciones y responsabilidades presidenciales.”

“Recordemos que según Karl von Clausewitz, la estrategia se refiere a la guerra, “que es la continuación de la política exterior por otros medios diferentes a la diplomacia”. Completando esa visión bélica, recordemos que había una frase que establecía que si quieres la paz prepárate para la guerra. Lo importante, desde nuestro punto de vista, es que siempre hay que prepararse para la paz. Pero la paz requiere memoria. La Argentina recibió dos ataques terribles que han sido condenados y juzgados recientemente por la Cámara de Casación. Sin dudas tenemos muchas tragedias en nuestro pasado reciente para la construcción de la paz.”


Citar: elDial.com - DC33F3

Copyright 2024 - elDial.com - editorial albrematica - Tucumán 1440 (1050) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina

Texto Completo

PLANTILLA CON LINKS


 

La Argentina y la guerra del Medio Oriente: visiones jurídicas internacionales y personales

 

Por Juan Antonio Travieso

 

 

El mundo se debate ante conflictos internacionales que nos provocan sensaciones diversas. Recordemos la invasión de Rusia a Ucrania y más atrás en el tiempo, la masacre de Ruanda con casi un millón de muertos en uno de los genocidios más siniestros de la humanidad.

 

Ahora, el mundo cambió a partir del 7 de octubre de 2023 ante el ataque terrorista aterrador de Hamas contra Israel.

 

Ahora se presenta el ataque de Irán a Israel y sin perjuicio de nuestras opiniones condenatorias, se plantea la acción actual de la Argentina al respecto y su fundamentación.

 

 

Enfoque constitucional e internacional

 

Sin dudas la primera mirada es la normativa constitucional.

 

Veamos:

 

La Constitución Argentina tiene diversas normas en la materia (arts. 27; 31; 75 incs. 13, 15, 22 y 24; 99 incs. 11 y 7; 116; 124 y 126).

 

De allí, siguiendo a Joaquín V. González abre el esquema de las relaciones.[1]

 

En primer lugar, la facultad del Estado de celebrar tratados internacionales, y en segundo lugar la cuestión referida a la representación en el exterior, a través de actos que afectan a la Nación en su calidad de Estado o persona del derecho internacional.

 

Sin dudas queda claro que es una obligación permanente del gobierno federal mantener relaciones amistosas con las potencias extranjeras y que el presidente de la República es quien tiene la atribución directa.

 

Sin perjuicio de lo expuesto, en principio no surge de la constitución una norma expresa, sin perjuicio del art. 27 que le atribuye al gobierno federal la obligación de “afianzar sus relaciones de paz y de comercio con las potencias extranjeras”.

 

 

El Poder Ejecutivo conduce las relaciones exteriores

 

El tema tiene amplios antecedentes en la legislación comparada, en especial en la Constitución de los Estados Unidos de América con la doctrina de Jay y la concepción hamiltoniana dentro de un diseño de un Ejecutivo fuerte y unipersonal, con amplias facultades en la diplomacia y con límites a la injerencia del Poder Legislativo.

 

 

Alberdi y su visión

 

Siempre hay que recurrir a los padres fundadores de la Argentina. Alberdi en su obra “Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina”, consideró que de la constitución del Poder Ejecutivo especialmente “depende la suerte de los Estados de la América del Sud”.

 

Ahora, hay que tener en cuenta en lo referente al Presidente que en el art. 86 inc. 1 disponía: “Es el jefe supremo de la Nación y tiene a su cargo la administración general del país”.

 

La síntesis es que Juan Bautista Alberdi siempre fue partidario de un ejecutivo fuerte, conductor de la gestión de gobierno.

 

Por su parte en la Constitución Argentina reformada en 1994 se establece que el presidente es “el jefe supremo de la Nación, jefe del gobierno y responsable político de la administración general del país” (art. 99 inc. 1).

 

Ese tema genera que en realidad hay una mirada adicional que se dirige a que los temas de la política exterior deberían ser "políticas de Estado" debidamente discutidas, negociadas y acordadas con el liderazgo del Gobierno y la activa participación del Congreso, los partidos políticos y también las organizaciones de la sociedad civil.

 

Ese sería el “master plan”, nuestra suma de deseos porque la política exterior hay que entenderla como una construcción de la sociedad en su conjunto.

 

 

Aquí y ahora

 

Veamos, pues la situación actual, luego del marco teórico sintéticamente expuesto.

 

Argentina se ha alineado con Israel en su situación actual en el Medio Oriente. Ello surge de la expresión presidencial con la que en lo personal coincidimos.[2]

 

Como señalamos, hay antecedentes que justifican esa posición en el marco de las atribuciones, funciones y responsabilidades presidenciales.

 

Recordemos que según Karl von Clausewitz, la estrategia se refiere a la guerra, “que es la continuación de la política exterior por otros medios diferentes a la diplomacia”[3]. Completando esa visión bélica, recordemos que había una frase que establecía que si quieres la paz prepárate para la guerra.

 

Lo importante, desde nuestro punto de vista, es que siempre hay que prepararse para la paz.

 

Pero la paz requiere memoria. La Argentina recibió dos ataques terribles que han sido condenados y juzgados recientemente por la Cámara de Casación. Sin dudas tenemos muchas tragedias en nuestro pasado reciente para la construcción de la paz.

 

Sin embargo esa situación no nos exime de reclamar la paz como un objetivo irrenunciable y por supuesto, más allá de nuestras opiniones, siempre debemos empeñarnos en la construcción de la paz, teniendo presente la frase bíblica: Justicia, Justicia perseguirás.

 

 

Conclusión

 

Para avanzar, a veces es necesario retroceder.

 

En ese sentido hay que recurrir al pasado, a la historia para encontrar solución a problemas recientes.

 

Retrocedamos a comienzos del siglo XX, durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), y recordemos que la Argentina en esa ocasión adoptó la política de neutralidad, tanto durante el gobierno conservador como en la etapa radical bajo la presidencia de Hipólito Yrigoyen.

 

Quizás más allá de los tambores de la guerra, esa sería una gran acción que seguramente sería muy bien recibida por nuestra sociedad, porque la paz es siempre bienvenida.

 

 

 

 




[1] GONZALEZ, Joaquín V. Manual de la Constitución Argentina (1853–1860)

[2] Juan Antonio Travieso “Los Judíos, vida, pasión y shoa” Ed. Heliasta Buenos Aires, 2023

[3] Carl Maria von Clausewitz (1780-1831) De la guerre (París: G. Lebovici, 1989).

 

Citar: elDial.com - DC33F3

Copyright 2024 - elDial.com - editorial albrematica - Tucumán 1440 (1050) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina

LIBROS Y CURSOS JURÍDICOS QUE PODRÍAN INTERESARTE